En algún lugar

"De pequeño me impusieron las costumbres, me educaron para hombre adinerado, pero ahora prefiero ser un indio que un importante abogado"

Extremoduro


miércoles, 28 de junio de 2017

Un poco de reflexión

Ya era hora de recuperar el blog. ¿Habrá sido el calor el que nos haga perder un poco la memoria y dejar este espacio olvidado? Sea el motivo que sea la verdad me ha sorprendido ver que desde mayo no publicamos nada. Han pasado cosas y siempre es bueno ir dejando consatancia de ello para que en un futuro los enanos puedan volver atrás facilmente y así sean ellos quienes juzguen su propias experiencias. 







































Encadenando varios 7a probando un 7b+ en Rodellar haciendo vías largas que es lo que más le gusta a Násser. África, que se ha tomado un descanso con esto de la escalada, Patty ladrando y mordiendo, y siendo mordida, a sus acólitos y Maya aguantando nuestras neuras, poniendo paz y asegurando hasta el infinito y más allá. La montaña se ha convertido desde hace mucho tiempo en algo esencial en nuestras vidas. Cada uno a su manera y con su enfoque personal, pero al fin y al cabo intentando compartirla entre todos.

viernes, 26 de mayo de 2017

Nuevas escaladas

El fin de semana compartimos un par de días con nuestro amigo Lluís. Un fin de semana de buenas sensaciones y gran energía que transmite Lluís siempre que vas con él. Estuvimos discutiendo dónde ir; entonces a mí se me ocurrió, para poder compartir familia y escalada, que Arnau y yo nos dejamos por escalar el Roc Colom cuando hicimos la cresta del Peiraforca. El Roc Colom es un pico de 2600m que queda en la parte francesa después de pasar por el Puigpedrós(2.900m). Puede que haya sido la escalada más rocambolesca, incluso estúpida, que uno pueda hacer. Te cascas unos 800 metros de desnivel con todos los trastos a la espalda para después de pasar por el pico perder unos 300-350m desnivel y llegar a la base del Roc Colom y hacer una vía de 80 m y tres largos de IV o incluso menos. Lo que si es cierto es que el valle del Peiraforca que retirada de las rutas más habituales y puedes percibir la soledad en estado "casi" puro. Tuvimos que abrir huella de bajada porque había mucha nieve, más de la que imaginábamos, lo que después de subirda aprovechamos para que la vuelta fuera más llevadera. 
Bueno, subimos Násser, Lluís, África y Alberto. Después tuvimos que rapelar por la misma vía. Recoger todos los bártulos y volver a remontar casi hasta el pico, para a través de la tartera nevada ir a buscar el prado que lleva de vuelta al sendero de bajada. 

Una buena y curiosa experiencia que hizo que nos colgáramos la medalla de ascender a un piquillo curioso, aislado y poco frecuentado.

El domingo nos fuimos a escalar deportiva al Ripollés al sector de escalada La Lleixa. Nos metemos directamente en un 6b+ y apretan. Son cortas y no tienen descanso. Nos peleamos con ella y seguidamente le decimos al enano que la desmonte. Nos metemos en el 6b de al lado. Más de lo mismo. Después de la primera chapa si que nos movemos con más soltura. El enano le vuelva a dar y encadena. A la primera le pondría un 6c y a la segunda un 6b+. Después de estar pajareando por allí el enano quiere darle al 7a pero le decimos que por hoy ya está bien y que para casa.

El martes nos fuimos a Ordesa con Marc Toralles. Escalamos el diedro del 73. Nunca habíamos escalado en Ordesa. Nos encantó y ya tenemos algunas vía en mente para volver. La próxima sin duda será la Bruja Franco Española.

Para ver las fotos:

miércoles, 17 de mayo de 2017

No hay nada nuevo que explicar

Salimos el sábado por la mañana hacia Vilanova de Meia. Maya quería hacer alguna vía larga fácil así que nos metemos en la Camel. Bueno vía, aunque corta y fácil. 

El domingo el niño se empeña en ir a Camarasa. Odiamos Camarasa. El niño quiere ir a Camarasa. Vamos a Camarasa.