En algún lugar

"La necesidad del momento ganaba siempre a las promesas del futuro, por muy tentadoras que éstas fueran"

Karl Ove Knausgard

domingo, 14 de septiembre de 2014

3.404 Aneto...

Antes de empezar el colegio queríamos cerrar las vacaciones estivales con una ascensión al techo de los Pirineos, el Aneto. Probaríamos nuestras fuerzas y la de los niños. Ascenderíamos por el collado de Coronas a sugerencia del amigo de un amigo. El famoso paso de Mahoma a través de los vídeos de Youtube con esos objetivos de "ojo de pez" parece terrorífico. Llevaremos cuerda y arneses, así como varios mosquetones y cintas para asegurar el paso.

Por fin, después de un domingo de psicobloc, nos vamos dirección Benasque. La meteorología parece inestable, y dan un pronóstico poco claro; por lo visto martes y miércoles podrían ser los mejores días. El lunes amanece despejado. Nos paseamos por el pueblo para comprar una botas y un patalón de lluvia. En una de las tiendas de deportes de montaña nos facilitan unas reseñas de un sector de escalada cercano al pueblo. "Sacs". Tenemos mediodía y lo aprovechamos escalando para desentumecer las piernas y la mente.

Nos hacemos un IV+ (PEPA II), un V+ y un 6a. Násser nos abre las vías y los demás vamos subiendo en top rop. Los pies de vía son bastante buenos con alguna sombra bajo algún arbusto o árbol pequeño. Está a cinco minutos del párking y podemos disfrutar de una tarde "relajada".










Otra familia, con la que habíamos compartido comida, nos aconsejaron para dormir una zona de acampada justo donde empieza la pista que sube hasta el refugio de Pescadores, así que después de recoger nos vamos para allí.

La zona de acampada resulta de ser de pago, pero como se ha hecho tarde decidimos quedarnos. Aquí los precios y juzgar por vosotros mismos si estos precios son alternativas a cámpings...



A la mañana siguiente aprovechamos para preparar todo. Comida, material, botiquín... y a esperar a un amigo que sube desde Barcelona para compartir la excursión.






A las 15.15 salía el autobús que te sube (previo pago de 16 euros (I/V) por persona) hasta el refugio Pescadores; otra opción es subir andando por la pista y alargar la jornada otras 3 horas.




Sobre las 16h. empezamos a caminar. Nos separan unos 800 m de desnivel hasta los ibones. Calculamos llegar alrededor de las 20h. En el desvío indican 3 horas de caminata así que más o menos lo que teníamos pensado. Y empezamos.
A la hora de empezar la ruta ya se muestra dura. Todo subida con muy poco descanso y mucha piedra suelta. Vamos una auténtica pedrera desde el inicio hasta el final. Rápidamente dejamos el bosque y el paisaje se transforma piedra. Bordeamos el río; llegamos al ibonet y ahora sí, prácticamente todo la excursión transcurre por terrenos "yermo", pedregoso.. hasta los ibones de Coronas.
 A las 19:30h aproximadamente, y con algunas gotas cayéndonos, llegamos a los ibones; ahí está la cima. Un valle de piedra, lunar, increíble; la soledad es máxima. No hay nadie; por lo que parece y hemos podido comentar con gente es una ruta "poco" frecuentada en comparación con la de la Renclusa.








Elegimos el lugar; cansados empezamos a montar la tienda con el Sol ocultándose y con el frío arreciando. 2700 metros de altitud. A lo lejos el Aneto con sus 3.404 nos hará una silenciosa compañía.

Cenamos y a dormir.






A las 5 a.m suena el despertador. Hemos dormido poco y mal. La niña ha tenido una noche inquieta (al parecer la altura) y no ha pegado ojo. Násser, padre y amigo para arriba. África con su madre se quedan en la tienda.
Hay que atravesar un pequeño promontorio entre el ibon medio y el ibon alto que nos situa, con un enorme ito, los 2.757 m de altitud, y acto seguido empezar a subir por la enorme tartera que sube directa hasta el collado de Coronas. La subida es penosa en todos los sentidos, y sólo nos hace disfrutar la salida del Sol, mientras resoplamos  encima de las piedras que parecen querer impedir nuestro ascenso.





A travesamos tres pequeños neveros y poco a poco llegamos al collado de Coronas (3.198m). La subida hasta aquí es pesada debido a la descompuesta piedra; cuando por fin salimos a la ruta que sube de la Renclusa por el glaciar.

Una vez superado el collado nos encontramos con el muro del glaciar
El collado de Coronas



Aquí cometimos un error que nos dejo en el nevero durnate una hora parados; una recomendación obvia pero necesaria: cualquier pequeño error o descuido nos puede conducir a padecer un accidente o, en el mejor de los casos, a sufrir algún contratiempo. En este caso un despiste nos obligó a practicar un par de rápels hasta volver a situarnos en el terreno adecuado.





Y una vez en el glaciar y con todo bien colocado en su sitio en 30 minutos y por fin... llegamos al paso de Mahoma, antecima del pico del Aneto.

Nos preparamos los anerses, la cuerda y un par de seguros para pasar... pero... ciertamente ni el paso es tan dificultoso ni la impresión de vértigo tan radical como algunos apuntan; sinceramente, con un poco de antención es una pequeña trepada sin más. Tranquila y disfrutona.



Y por fin a las 10:45 aprox. llegamos al pico del Aneto, techo de los Pirineos, con un día excepcional y unas vistas privilegiadas. Násser con sus 7 años no podía estar más contento.
Pasando el paso de Mahoma


Después de hacer el pico Násser en volviendo a superar el paso de Mahoma


A las 11.30h iniciamos el descenso que nos ocuparía hasta las 17 horas para poder llegar antes de la última salida del autobús que nos dejaría en Senarta. Pasamos a recoger por el ibon alguna mochila, la tienda y los bastones. Y aunque en algunos momentos la bajada fue bastante dura, llegamos a tiempo para descansar y esperar el transporte. A las 18:45 llegamos a la furgoneta reventados los adultos y los pequeños se pusieron a jugar ya que por lo visto la "pequeña" excursión no había sido suficiente (África con sus 900 m de desnivel y Násser con sus 1400m de desnivel).




Al día siguiente despertamos en el sector de escalada de Sacs nuevamente, y como todavía quedaban algunas fuerzas, fuimos a escalar con unos nuevos amigos del País Vasco para acabar los últimos ratos. África se dedicó ha hacer la vida imposible al pobre perro y Násser a escalar algunas vías: Qué Dios reparta suerte (V+), Lluvia de otoño (V) y Mas vale tarde que nunca (6a). Aquí en la foto con Lluvia de...




Y así sin más se nos pasó el jueves de fiesta entre un agradable regusto de una ascensión bonita y dura y una escalada entre risas y grandes descubrimientos personales.

1 comentario:

  1. Enhorabuena!!! Pocos niños podrán contar haber hecho esta cima con 7 años... Un saludo

    ResponderEliminar