En algún lugar

"De pequeño me impusieron las costumbres, me educaron para hombre adinerado, pero ahora prefiero ser un indio que un importante abogado"

Extremoduro


martes, 21 de marzo de 2017

FANGORNIEVE

Hace dos semanas nos fuimos hasta un pequeño pueblo, Vallibona, que pertence a la Comunitat Valenciana, a participar en el Open Maquin bloc. Un open divertido y distinto pues se celebra en sectores de roca abiertos por los organizadores. Muchísimos bloques dispersos, sin grado, que tienes que ir probando e ir graduándolos tu mismo. Como referencia si que te indican a vista la dificultad por colores. Násser y yo particpamos y pasamos un día agradable y divertido. Obviamente el canijo se puso en modo metralleta y probó y probó, y acabó encadenando 40 justos, de grados bajos-medios hasta uno que podría ser según los organizadores un 7a. Aunque al final, hubo un poco de mamoneo, pues se lo tacharon de la lista y ya tuvimos que consolar al enano. En fin, como siempre movimientos extraños que te hacen quedarte un poco con un sabor agridulce después de pasar un día fantástico en familia y en un entorno precioso.

La semana siguiente, después de una venta inesperada de nuestra furgoneta y una compra precipitada de otra cacharra, la dedicamos a camperizar la nueva furgoneta. Los nenes se fueron al cine y los padres nos pegamos el curro "padre-madre" para tener lista la furgo para salir lo antes posible. Desmontar, aislar, volver a montar. Segunda batería, calefacción, enchufes, luces, camas, ect... ahí estaba en poco más de un fin de semana camperizamos nuestra nueva adquisición.

Este fin de semana disgregación familiar. Alberto con su amigo Arnau a subir el Peguera en dos etapas. El Pic de Peguera con sus casi 3000 m de altitud está enclavado dentro del parque natural de Aigüestortes. Lo realizamos en dos etapas. Primera hasta el refugio Josep Maria Blanc donde la atención de los jóvenes guardas fue inmejorable. Al día siguiente con las pilas al máximo, salimos dirección al pico. Nos las prometíamos felices. El desnivel no era considerable y la cercanía del mismo nos hacía preveer llegar pronto a la furgoneta y regresar temprano a casa. Ja. Una vez dejas el collado Monastero, puedes llegar hasta la base de la canal que escogimos para subir. No parecía tan inclinada. Pero aquello, era una falsa ilusión; a ojo podríamos decir que en algún punto podríamos encontrar en nieve 55º y cuando sales de esta para coger roca, pasos de IV totalmente verticales. Todo lo anterior mezclado con una maravillosa nieve primavera que te hacía hundirte y tener que patear todo el rato para apelmazar aquella Fangornieve (como rebautizamos a puñetera nieve primavera o bien cemento cola). Unos navarros con los cuales habíamos compartido cena (y como no, no pudieron mezclar hazañas montañeras con algo de política "esto, de momento es España) nos siguieron de cerca pero no se atrevieron a subir. Una vez en el pico, nos sentamos con los píes colgando en el vacío para disfrutar de las increíbles vistas que te proporciona éste. Cigarrillo y distinción de los picos lejanos que veíamos. Vistas de 360º. Subid que merece la pena. El navarro nos grita desde la otra canal por la que intentaron subir que ellos no subían que estaba muy chungo. Y sí lo era. Bajamos por la canal ancha supuestamente más fácil. En realidad lo es. Pero el problema es que al ser cresterío hasta enlazar con ella la nieve había desaparecido casi por completo dejando las rocas tapizadas de verglás. Y allí nos ves, clavando piolet y crampones en precario hiello, metiendo las manos frías en fisuras y ayudándonos psicológicamente y físicamente el uno al otro para no pegar un patinazado que hubiera sido el último. Emoción, risas y adrenalina. En verano es una ascensión relativamente fácil, en invierno mejor llevar material de aseguramiento y dos piolets. Ya de vuelta a la mochila y a los esquíes quedaba algo más de una hora de deslizamiento sobre esa maravillosa nieve (fangornieve) hasta el refugio d' Amitges. Entre árboles fuimos disfrutando de la bajada todo lo que pudimos y contemplando el paisaje. Para acabar redondear el día intentamos cruzar el estanque d'Amitges, pero el hielo cedió y evitamos el chapuzón por poco. Así que rodeamos el estanque por el mismo donde veíamos que el hielo era duro. Buena aventura para disfrutar y recordar.

Násser por su parte se fue con el equipo de competición juvenil de la Panxa del Bou, disfrutando y aprendiendo de sus entrenadores y compañeros.

Maya y África, junto a la pequiñita Júlia y Mercé fueron de excursión al Montseny. Para tod@s un buen fin de semana divertido compartido con los mejores amigos que uno puede tener.

Yo, para finalizar, quiero agradecer a Arnau la paciencia, la ayuda y todo lo que el sabe, por aguantarme y actuar como un hermano mayor, que nunca he tenido, y que parece que la vida me haya puesto en el camino, espero que para el resto de nuestro tiempo.

También agradecer, desde la familia al completo, a la PXB a David Belmonte, Cirus y Hernán la dedicación al canijo. Por creer en él y darle esta oportunidad de participar en este nuevo proyecto. Sin duda, es el mejor lugar dónde estar.

Algunas fotos desordenadas:





































No hay comentarios:

Publicar un comentario